Carta de despedida de la presidencia de la Delegación de Madrid de la AEIT

ISAAC CARTAdespedida

 

El pasado 15 de enero tuvo lugar en sesión conjunta la toma de posesión de la nueva Junta Directiva de la Delegación de Madrid de la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación (AEIT), nacida del último proceso electoral, así como el consiguiente cese de la Junta Directiva saliente que tuve a mucha honra presidir. De esta forma culminaba una experiencia personal, iniciada ocho años antes, de dedicación a la AEIT desde su Delegación en Madrid. Inicié esta experiencia movido por la pretensión de devolver a la profesión, a través de mi modesta dedicación personal a las actividades de la Delegación, una pequeña parte de lo que esta querida profesión de ingeniero de telecomunicación me ha dado en mis más de cuatro décadas de ejercicio ininterrumpido de ella, desde lugares tan variados como la industria de las telecomunicaciones, la Administración pública o los medios de comunicación social.

Dejo la presidencia de la Delegación (decidí no presentarme a sus últimas elecciones) convencido de que hay que dar paso a compañeros con nuevas ideas e ilusión que permitan mejorar la percepción de la Asociación y del Colegio, posibilitando así que un mayor número de nuestros profesionales actuales y futuros se sientan interesados por pertenecer y participar en la vida asociativa y colegial.

Pero no hay ni un ápice de añoranza en ello: me siento orgulloso del trabajo que hemos desarrollado desde la Delegación de Madrid de la AEIT en los últimos ocho años en que he tenido honor el honor de presidirla. Hemos logrado desde la Junta Directiva establecer un Plan Estratégico, que, basado en los Estatutos de la Asociación define las líneas de actuación, establece prioridades y enuncia tareas. En definitiva: saber lo que queremos, y cómo lograrlo. Hemos establecido unos indicadores que permiten la medida fiel de los objetivos estratégicos, así como una métrica que permite ajustar y percibir dichos indicadores como exponentes fieles del cumplimiento de aquellos objetivos. Con este plan estratégico hemos ido armando un conjunto de actividades y actuaciones que están suponiendo el esqueleto de la vida asociativa en Madrid, hemos establecido una serie de relaciones en forma de convenios con administraciones públicas y entidades privadas, dentro de la Comunidad de Madrid, que están permitiendo comenzar a tejer una creciente relación de la Asociación y Colegio con aquellas, siempre en la búsqueda de un mejor cumplimiento de nuestros objetivos estatutarios, y hemos elaborado finalmente unas propuestas que, debidamente gestionadas, está sirviendo para el desarrollo de nuestras actividades y actuaciones mencionadas.

Debo decir que todo ello se ha visto recompensado con el creciente interés de todos vosotros, los asociados de Madrid, que os habéis ido incorporando a las actividades programadas, participando y disfrutando de ellas. A todos os agradezco enormemente vuestro cariño e interés manifestado en estos últimos años.

El sentimiento que me viene en estos momentos es el de gratitud, en primer lugar, hacia toda la Junta Directiva saliente, por su implicación y dedicación a las tareas que suponen dirigir la Delegación, así como la ilusión con la que las han afrontado, aun a costa de su preciado tiempo de ocio y dedicación familiar. Con muchos de ellos no había tenido contacto profesional y ahora los considero verdaderos amigos.

Dejo la presidencia de la Delegación de Madrid de la AEIT convencido de que la nueva Junta Directiva no sólo va a mantener el nivel y altura de la actividad sino que lo va a mejorar, por su valía, formación, ideas e ilusión, que ya están poniendo en el arranque. Muchos de ellos aportan la experiencia de haber estado en la junta directiva saliente y en buena manera son los artífices de los logros alcanzados hasta ahora, y los que se incorporan como nuevos aportan también su experiencia profesional en el ámbito de sector empresarial y de la Administración y su ilusión en volcar esta experiencia en actuaciones en beneficio de todos nosotros, asociados de Madrid. Sin duda, el esfuerzo común de todos será fundamental para abordar, conjuntamente con los Servicios Centrales y con el resto de Delegaciones, Asociaciones y Demarcaciones territoriales, los retos aún pendientes, como el desarrollo pleno de la estructura territorial del Colegio y de la Asociación, así como su ineludible adaptación a la realidad cambiante de nuestra profesión.

No quisiera terminar esta despedida sin expresar mi agradecimiento a los compañeros, tanto de los servicios centrales del COIT y de la AEIT, comenzando por la Decana-Presidente, como de las diversas Demarcaciones, Asociaciones y Delegaciones territoriales, así como al personal de la Delegación y de los Servicios Centrales, por su paciencia, comprensión, cariño y amistad demostrados en estos años.

Muchas gracias, un fuerte abrazo para todos, y ¡hasta siempre!

Isaac Moreno