Escapada de fin de semana a las Cinco Villas Aragonesas: historia, arte y gastronomía

La mejor manera de sacudirse el calor del verano en Madrid es hacer una escapada que nos permita desconectar ligeramente. Por eso, la visita programada para el último fin de semana de junio a la comarca aragonesa de las Cinco Villas (en el norte de la provincia de Zaragoza, Aragón) tuvo tan buena aceptación.

foto sos del rey catolico

Allí pudimos conocer que pese a que históricamente se siguen considerando 5 las villas, la realidad es que comprende otros muchos municipios: Ardisa, Asín, Bagüés, Biel, Biota, Castejón de Valdejasa, Castiliscar, Ejea de los Caballeros, Erla, El Frago, Isuerre, Layana, Lobera de Onsella, Longás, Luesia, Luna, Marracos, Navardún, Orés, Las Pedrosas, Piedratajada, Los Pintanos, Puendeluna, Sádaba, Sierra de Luna, Sos del Rey Católico, Tauste, Uncastillo, Undués de Lerda, Urriés y Valpalmas.

Si bien Ejea de los Caballeros es la capital de la comarca, nosotros fijamos nuestro centro de operaciones en la más turística de las villas: Sos del Rey Católico, donde los asociados pudieron realizar visitas a las iglesias, caminar por el maravilloso casco histórico empedrado, conocer la casa natal del Rey Fernando, admirar los vestigios del palacio… Además, nos acercamos a Uncastillo (donde se encuentra un centro románico formidable, y los paseos por el casco histórico al atardecer son una delicia) y Sábada (una villa construida en torno a una fortaleza).

ASADOS

Además, el Parador de Sos del Rey Católico fue el lugar elegido para el descanso, un edificio noble de estilo aragonés, que conserva el ambiente monumental, histórico y artístico de la villa en la que se encuentra enclavado. La gastronomía también fue protagonista de esta escapada de dos días, ya que pudimos degustar los platos más tradicionales de la cocina aragonesa: buenos productos de la huerta, imprescindibles asados, quesos y embutidos de la región y todo ello regado por el vino de garnachas centenarias.