La radio ante una encrucijada

Artículo escrito por D. Isaac Moreno Peral, presidente de la Delegación de la AEIT en Madrid

DSCN0545

La radio es un medio de comunicación con casi un siglo de existencia en España. La propia esencia de la radio (carácter gratuito, el usuario debe proveerse de un aparato para disfrutar del servicio) hacen de aquella un medio de evolución tecnológica muy lenta: Muy pocas novedades tecnológicas en casi un siglo: La modulación en amplitud en ondas largas, medias y cortas, la Frecuencia modulada, la estereofonía, el RDS, radio Digital.

El receptor de radio ha sido un compañero fiel a lo largo de nuestra vida, si bien nuestra relación con él ha ido sufriendo importantes transformaciones: Durante mucho tiempo, ocupó un lugar privilegiado en nuestros hogares: majestuoso encima de un mueble, o en una repisa en las alturas del cuarto de estar, prestándole toda la familia una atención reverencial.

s adelante, su transistorización permitió que pudiese acompañarnos en nuestras salidas fuera de casa. Por aquellos tiempos ya no nos conformábamos con escuchar la radio de cualquier manera, con chisporroteos, ruidos extraños de fondo… exigíamos una radio con calidad en el sonido. Algunos, los más jóvenes, comenzaban a mostrar sus preferencias por la radio musical, y para ello venía de perlas que nuestro receptor de radio tuviera la frecuencia modulada".

LA RADIO SE ADAPTA

Al mismo tiempo, la radio fue perdiendo protagonismo en el hogar, cediendo sus lugares privilegiados a otro aparato que entraba pisando fuerte: el televisor. No obstante, conservamos la radio en zonas menos principales de la casa, donde la escuchamos al mismo tiempo que desarrollamos otras actividades.

Si bien parecía que la televisión iba a engullir literalmente a la radio, la frescura, brillantez y ubicuidad de esta ha permitido su mantenimiento como uno de los medios de comunicación preferidos por el ciudadano.

La radio digital, como evolución tecnológica natural de su soporte de difusión, no ha sido capaz de ofrecer al usuario aspectos novedosos y suficientemente atractivos como para provocar en este la necesidad de adquirir el nuevo receptor. Ello puede explicar el porqué del prácticamente nulo desarrollo de la radio digital en España después de más de década y media de su lanzamiento.

INTERNET: ¿AMENAZA O RETO?

Pero los progresos tecnológicos son inexorables, avanzando además con un movimiento uniformemente acelerado, cuando no exponencial. Internet ha trastocado nuestras vidas, y la radio no iba a ser menos: Ha nacido un nuevo modo de escuchar la radio a través de Internet, a un público deslumbrado al ser consciente de que puede tener al alcance de su PC, Tablet o Smartphone prácticamente cualquier radio que esté emitiendo en el planeta, sea cual sea su distancia o sus contenidos.

¿De nuevo la radio amenazada? Esta vez parece ir la cosa más en serio: no hay prácticamente hoy ningún ciudadano que no disponga de un Smartphone, con el que se orienta, hace fotos, compras, consultas, juega, se relaciona, entra y participa en las redes socialesy escucha música, o incluso la radio. Aunque la forma de escuchar la radio a través de estos dispositivos no es a través de la FM, sino con otro modelo de difusión muy distinto: el "streaming" (aunque aún quedan hoy día unos pocos modelos de móviles desde los que se puede acceder a un receptor FM).

Podríamos pensar que siempre nos quedará el automóvil para escuchar la radio en su manera tradicional pero las nuevas tecnologías han llegado al automóvil y si hasta ahora aquellas han venido centrándose en ayudas a la conducción y a su seguridad, está irrumpiendo con fuerza el concepto de “connected car”, esto es, el vehículo con todas sus funciones controladas, calculadas, manejadas y dirigidas desde “la nube”, mediante potentes conexiones a Internet facilitadas a través de las redes móviles de banda ancha, por las que podrá entrar igualmente la radio por Internet.

RADIO: SU FUTURO ESTÁ EN SU ESENCIA

¿Será capaz la radio de sortear todas estas amenazas y mantener en un mundo digitalizado su manera tradicional de difusion, ya sea analógica (FM) o digital (DAB)?. Yo soy optimista respecto al futuro de la radio, y mi optimismo se apoya en dos aspectos fundamentales, que constituyen las principales fortalezas de este medio: Por una parte, el carácter universal, ubicuo, capaz de llegar a cualquier parte y prácticamente inmune a desastres y situaciones de crisis. En cualquier situación crítica, la radio es el único medio que se mantiene o se puede mantener de forma casi inmediata. De otra parte, el carácter gratuito del servicio para el usuario final, a diferencia de cualquier otro modelo por el que el usuario deberá de alguna forma pagar por recibirlo.

En suma, la radiodifusión tiene ante si todo un reto que afrontar de forma urgente y para los próximos años, tratando de adaptar formatos y contenidos a las nuevas exigencias de los oyentes, poniendo en juego para tanto para su producción como para su distribución todos los avances tecnológicos disponibles. El mismo modelo de escucha de radio por internet (totalmente distinto del modelo tradicional de total gratuidad para el usuario) es, hoy por hoy, no sostenible.

No obstante, no debemos perder de vista que lo importante del medio no es el soporte sino el mensaje. Y la radio sabrá adaptarse al cambiante mundo tecnogico con la seguridad y fortaleza con la que ha venido haciéndolo en este casi siglo de existencia.